Un sistema de control de inventarios puede ser la clave para el éxito de tu farmacia.




Un sistema de control de inventarios puede ser la clave para el éxito de tu farmacia. Hay desde los más básicos hasta los más sofisticados; el secreto está en encontrar el adecuado.



La competencia en el sector farmacéutico cada vez es más intensa y los márgenes se han hecho cada vez más bajos. “Una farmacia, en promedio en nuestro país, tiene que vender alrededor de 450 mil pesos, para librar los costos, lo cual deja un margen de ganancias como de 2.5 o 3%”, señala Jesús Hernández, director de Bisoft, firma líder en el desarrollo de soluciones inteligentes para el mercado farmacéutico.
Bajo este panorama, los dueños de las farmacias en el país están obligados a ser lo más precisos posible en el manejo de su negocio, y un elemento clave es el adecuado control de sus inventarios, dado que ahí reside la base del crecimiento y mantenimiento.
Adolfo Díaz Barriga, dueño de tres farmacias y quien ha seguido la tradición de su abuelo en la operación de estos comercios, señala que para la administración de sus locales prefiere utilizar una herramienta tecnológica que le permita mantener un adecuado control de inventarios, además de
otras funciones básicas para agilizar y facilitar el trabajo de sus empleados.
“El sistema lleva un control de los productos que hay en la farmacia desde su ingreso al almacén hasta su venta, indicando la cantidad de piezas por producto que hay en existencia”, afirma.
En una industria como ésta, donde las estaciones del año modifican el hábito de los consumidores, es determinante mantener los anaqueles no sólo suficientemente dotados de medicamentos, sino con los adecuados para la temporada o las necesidades específicas de un grupo poblacional.
Juan Guerrero, director comercial corporativo de Laboratorios Sanfer y expresidente de la Asociación de Fabricantes de Medicamentos de Libre Acceso (Afamela), luego de varias décadas de experiencia en el sector, sabe lo importante que es controlar la entrada y salida del producto y subraya que es la clave para “tener la cantidad óptima entre el inventario inicial necesario y la demanda lograda. Esto evita que se pierda venta por faltante y que se generen mermas por caducidad”, advierte.

El sistema debe garantizar el control en el punto de venta, ubicación, cantidad y lotes de los medicamentos.


PARA CHICOS Y GRANDES
Las soluciones que se ofrecen en el mercado dependen del tamaño de la farmacia y pueden ir escalándose a medida que crezcan en tamaño o número de sucursales. Lo recomendable es contar con herramientas tecnológicas que se ajusten a las necesidades de cada uno de estos negocios, y que se enfoquen en garantizar el control en el punto de venta, la ubicación, cantidad y lotes de los medicamentos, en una era de servicio en la que el dependiente ya no tiene que ser experto en el sector y en la que los procesos automatizados hacen más fácil la rotación de productos, detección de faltantes y robos en los estantes, entre otros. Los expertos recomiendan que cualquier solución es rentable, siempre y cuando ésta vaya de acuerdo con el tamaño de la farmacia.

El abanico de posibilidades de inversión para este tipo de sistemas de control es muy amplio y va desde los más básicos hasta sofisticadas y gigantescas ofertas de soluciones tecnológicas. Si partimos de la base de farmacias de menor escala como las de Adolfo Díaz Barriga, el requerimiento tecnológico adecuado puede ser un software que “aparte de llevar inventarios tenga compra inteligente. Éste hace que el sistema se conecte con los proveedores por internet, compare producto por producto para encontrar el más barato y finalmente asignarlo con la mejor opción posible”, explica el dueño de las marcas Farmacity y Premier. El menú de soluciones parte de costos aproximados a los 2 mil pesos en sistemas básicos, más gastos de licencias para llegar aproximadamente a 5 mil pesos. Para este nicho, Bisoft ha desarrollado el software Pharmacy Express, el cual cubre un mercado de unas 15 mil farmacias pequeñas independientes; mientras que para grandes cadenas existe Pharmacy Soft, un software más sofisticado que “para una cadena, el licenciamiento anda en 4 mil dólares por sucursal; una estación ronda los 15 mil dólares”, explica el director general de Bisoft.

Si bien no existe una regulación que obligue a los dueños de farmacia a contar con un sistema de control de inventarios específico, lo cierto es que facilita cumplir con algunas exigencias de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) como la venta de productos controlados o restringidos, en los que no puede haber errores.
Hay que decir que la tendencia internacional es la homologación de sistemas y, por ello, cada vez se hace más imprescindible contar con herramientas más completas. “Por lo pronto ya la
Cofepris está haciendo algo en cuanto a la certificación de los dependientes”, subraya Jesús Hernández de Bisoft. El sector farmacéutico en México ha demostrado un crecimiento exponencial en los últimos años de la mano de la venta de medicamentos genéricos y, con ello, las inversiones en diversos tipos de sistemas tecnológicos para el control de inventarios y demás procesos para el adecuado funcionamiento de las farmacias. La rentabilidad de las farmacias es impensable sin la implementación de estos sistemas.
Una desarrolladora de software como Bisoft puede darnos una clara idea del retorno que implica para quienes los utilizan. Su director general afirma que “generamos a las farmacias al menos 2% de utilidad adicional. Cuando los márgenes, hoy en día, andan alrededor de 2.5% neto, otorgar 2% en la farmacia es darle un 40% más del margen que tenían”, concluye.

El sistema facilita cumplir con algunas exigencias de la Cofepris, como la venta de productos controlados, donde no puede haber errores.

Efecto B 
abril/mayo 2016