Mercado Mexicano, cada vez más Exigente y Sofisticado


El crecimiento de ciertos giros ha sido impulsado por la ampliación del abanico de intereses del consumidor. El mexicano ahora tiene más respeto por sí mismo y por el ambiente en el que vive. La tecnología de la comunicación y los programas gubernamentales para el cuidado de la salud explican en gran parte este cambio.

Gracias a Internet, hoy el cliente final ha expandido sus horizontes y comprende cómo funcionan las cosas en distintos lugares del mundo. Conoce otros estilos de vida, compara y pide opiniones a especialistas de forma directa. Es difícil que lo engañen y está menos dispuesto a arriesgarse a adquirir productos y servicios que no tengan garantías de marca. Y ahí las franquicias tienen su gran oportunidad.

Un comprador accede a un conocimiento cosmopolita al alcance de un clic y vive al ritmo que exige esta cultura: rápido y sin pausas. Esta forma de ver y sentir también significa aspirar a un estatus diferente, ya sea con actividades culturales o hábitos deportivos acordes a su personalidad.

Y desde el ámbito estatal se han propiciado algunos cambios. Las campañas de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal para incentivar una vida sana y evitar problemas como obesidad, diabetes y presión arterial alta promueven entre la población prácticas alimenticias responsables que disminuyan el riesgo de tener alguno de estos padecimientos.

Las estrategias –que repercuten en la industria farmacéutica– fueron creadas para combatir índices preocupantes. Por ejemplo, el 70% de la población de México tiene problemas de sobrepeso, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
 

Un mundo feliz

Lo que mueve al consumidor actual se resume en responsabilidad y vanidad, dos valores que estimulan un consumo enfocado al beneficio individual y familiar. La gente se interesa en cuidar de su cuerpo por cuestiones de salud y estética, y comparte el interés con sus seres queridos.

En el mercado de fast food, las franquicias especializadas en hamburguesas y pizzas –como Burger King, McDonald’s, Domino’s Pizza– se han visto influenciadas, no afectadas. ¿Por qué? La tendencia de la comida saludable los orilla a renovar su menú: hoy ofrecen alternativas como ensaladas, productos de bajas calorías y postres sin azúcar. Y esto es algo que el modelo de franquicia permite.

 

Fuente: Revista SoyEntrepreneur.com, por Diego Argiró.